Roma en sus orígenes era una pequeña comunidad agrícola de origen sabino en torno al monte Palatino, rodeada de pueblos hostiles con los que tenían constantes enfrentamientos por el control de los campos de cultivo, las malas cosechas eran letales pues privaban a la comunidad de sus recursos y animaban a la guerra con comunidades vecinas, por eso era imperioso para los romanos congraciarse con los dioses para que estos fueran generosos con las cosechas, así pues se idearon una serie de ritos religiosos y fiestas adecuadas al calendario agrícola para obtener la bendición de los dioses.
Este es el origen de las Saturnales, fiestas dedicadas a Saturno dios de la agricultura, Saturno era padre de Júpiter, temeroso de sus hijos pues temía que alguno le quitara el trono, los devoró, pero Júpiter escapó y derrocó a Saturno ocupando el trono, Saturno se refugió en el monte Palatino y durante las Saturnalias vuelve a reinar, estas fiestas se celebraban el 17 de diciembre, día de la consagración del primer templo en honor de este dios en el Foro de Roma. Este día se celebraban los sacrificios a Saturno y continuaba con un banquete público a la luz de velas y antorchas, oficiosamente las fiestas continuaban una semana más hasta el día 23 de diciembre, y debido a su popularidad se añadieron cuatro días más de fiesta, eran fiestas que celebraban la terminación de la campaña agrícola por la llegada del invierno, eran las fiestas del solsticio de invierno, el día más corto del año, el día en que terminaba un ciclo de luz y empezaba otro. Había que congraciarse con Saturno para que cuando llegase la primavera hubiese una buena cosecha.
Fiestas mezcla de las navidades y el carnaval contemporáneo cuyo día grande es el día 17, eran fiestas familiares, eran las fiestas del mundo al revés y lo prohibido estaba permitido, eran fiestas de relajación moral y desenfreno y de excesos con la comida, con la bebida y con la carne, los esclavos eran los amos y los amos sirven a los esclavos, se ridiculizan a los gobernantes y a las leyes, mediante los dados se sorteaba el cargo de rey de las fiestas, era la suerte quien daba al amo o al esclavo el título , el rey ordenaba cosas ridículas a los demás miembros de la familia, como auto insultarse, bailar desnudo, servir la mesa, etc. para los romanos los esclavos eran parte de la familia. Además, durante las saturnales se realizaban regalos, de corazón o bromistas, en agradecimiento por alguna acción o por no hacerla a los vecinos y clientes.
Una vez que Roma se hizo universal dominando toda la cuenca mediterránea una avalancha de religiones orientales inundo el orbe, los romanos, tolerantes con otras religiones como solían ser, no dudaron en incorporar nuevos ritos a sus fiestas y eso ocurrió con las saturnales.
Durante el reinado de Domiciano se ampliaron al día 24 de diciembre, en honor de la diosa egipcia Nut, esposa del dios Sol Ra, que sólo podía dar a luz cuatro días al año, el primero el 24 de diciembre, el día 25 de diciembre fue añadido por Aureliano para festejar el nacimiento del dios del cielo sirio Mitra, dios protector de las legiones romanas, se ve que el 24 y el 25 de diciembre eran buenas fechas para que naciera algún dios.

Despectivamente los cristianos las denominaron fiestas de los esclavos pues durante estas fiestas se les permitía comer más y trabajar menos y como eran unas tradiciones tan arraigadas que era imposible erradicar las solaparon dándole una apariencia cristiana, de ahí viene nuestra Navidad

Safe Creative #0811271668192

Manuel Lara, escritor apasionado de la historia. Es Diplomado en Mitología por la Universidad de Harvard en Edx, donde estudió con Gregory Nagy y la de Pensilvania en Coursera donde estudió con Peter Struck. También es diplomado en Historia por la Universidad Hebrea de Jerusalen donde estudio con el Dr Harari.
Ha escrito libros de novela histórica como Las laderas del Parnés o La morada de Tántalo, ensayos como Camino de Maratón, La última década o Cuentos cavernícolas.