La semana santa es una fiesta genuinamente cristiana que se celebra el primer domingo después de la primera luna llena de la primavera boreal, con dos excepciones, no debe coincidir con pascua judía y si la primera luna llena cae en domingo se celebra la semana siguiente.

Durante el imperio romana a principios del siglo IV había multitud de “variantes” del cristianismo que usaban sus propios métodos para calcular y celebrar la semana santa.

En 314 d.C., en el concilio de Arlés se fijo una postura única para calcular la semana santa pero esta no fue aceptada por todos los grupos cristianos.

Cuando el estado romano decidió intervenir en el cristianismo , se convocó el concilio de Nicea, 325 d.C. dónde se adoptaron los criterios del concilio de Arlés con respecto a la semana santa.

De nuevo surgieron dos posturas, la alejandrina, defendida por el imperio, recordemos que en esa fecha tenía su capital en Constantinopla, y la romana. El estado pretendía que fuera el patriarca de Alejandría quien realizase el cálculo, este lo trasmitiría al Papa de Roma y este al resto de los patriarcados. Los Papa romanos vieron en esto una sumisión al patriarca alejandrino y al emperador romano y lo rechazaron, ni decir tiene que el Papa estaba apoyado por los enemigos del emperador que solían vivir en la propia Roma.

Esta disputa finalizó el año 524 d. C. con Dionisio el Exiguo, el fundador de la era cristina o Anno Domini, desde dentro de la curia romana convenció a sus compañeros a adoptar el cálculo alejandrino. Ya por aquel entonces en Italia no había imperio romano y no se temía la injerencia imperial en los asuntos papales.

Manuel Lara, escritor apasionado de la historia. Es Diplomado en Mitología por la Universidad de Harvard en Edx, donde estudió con Gregory Nagy y la de Pensilvania en Coursera donde estudió con Peter Struck. También es diplomado en Historia por la Universidad Hebrea de Jerusalen donde estudio con el Dr Harari.
Ha escrito libros de novela histórica como Las laderas del Parnés o La morada de Tántalo, ensayos como Camino de Maratón, La última década o Cuentos cavernícolas.