aristagorasEra sobrino del tirano de Mileto Histieo, cuando este fue recluido en Susa por rey de reyes Darío I, se ocupó del gobierno de Mileto.

En el año 500 a. C., un grupo de aristócratas exiliados de Naxos pidió ayuda a Aristágoras.Este vio la oportunidad de aumentar su fortuna a costa de Naxos, isla situada en el Egeo a medio camino de Grecia y con fuertes conflictos de clase .Convenció al sátrapa de Lidia Artafernes, hermano de Darío, para dirigir una expedición contra esta isla.

Artafernes consiguió la aprobación de su hermano para el proyecto y encargo a su primo Megabates la expedición contra Naxos.La expedición contra Naxos fue un fracaso. Para colmo, Aristágoras tuvo un fuerte altercado con Megabates por lo que supo que sus días como tirano de Mileto habían terminado.

Mileto, como el resto de la jonia,llevaban mal el dominio persa y ansiaba recuperar su independencia, además,la revolución democrática ateniense caló en todo el Egeo y rápidamente la población de Mileto, y de toda la Jonia, apoyaron al partido democrático al que asociaban con la independencia de los persas.

Al regresar la fallida expedición a Naxos, Artafernes destituyó a Aristágoras, pero este, antes de hacerse efectiva su destitución, renunció a la tiranía y se convirtió en el adalid de la democracia y la independencia de los persas, no solo en Mileto sino en toda la Jonia.

Rápidamente el ejemplo de Mileto se siguió en toda la jonia alentado por Aristágoras y sus agentes, los tiranos fueron depuestos y corrieron suertes dispares, los que lograron sobrevivir buscaron la protección de Artafernes en Sardes.

La euforia invadió la jonia ante estos hechos pero Aristágoras era consciente de la magnitud del desastre que se avecinaba, Artafernes no tardaría en llamar a su ejército con el cual aplastaría la rebelión e instauraría de nuevo los tiranos en las ciudades de la jonia. Pensaba que solo un frente común de todos los jonios tendría alguna posibilidad remota de éxito frente al inmenso poder del imperio persa.

Aristágoras tenía claro que quien tuviera el dominio del Egeo tendría la llave de la situación y por medio de un astuto plan, consiguió adueñarse de la flota persa que había participado en la campaña de Naxos. Así se hizo con el dominio de los mares y privó a Artafernes de su flota, con lo que ganó tiempo para prepararse.

Una vez que Aristágoras consiguió que todos los jonios hicieran causa común contra los persas y se hizo con el control de los mares de la jonia, se dirigió personalmente a Grecia para buscar aliados entre los griegos europeos corría el año 499.

Aristágoras trato de involucrar a Esparta en la contienda, Cleómenes, uno de sus  dos reyes, era consciente del peligro que la expansión persa representaba para Grecia, pero el reciente desastre espartano en Atenas y las noticias de una inminente guerra con Argos, su enemigo tradicional del norte, hizo que declinara unirse a la guerra. Necesitaba su ejército en Esparta no en Asia. Además, quería evaluar el poder persa en un enfrentamiento con griegos y daba por hecho que Atenas se uniría a la revuelta, si esta triunfaba, Persia dejaría de ser una amenaza contra Esparta, pero si fracasaba, con toda probabilidad invadirían el Ática y eliminaría a Atenas como potencia, justo lo que él intento hacer y fracaso. Esparta siempre ganaba.

Aristágoras entonces fue a Atenas, la considerada madre patria de los jonios, y allí habló ante la asamblea ateniense donde no dudaron, entre vítores y aplausos, en unirse a la revuelta.

La cuestión es que Atenas en 507 se sometió formalmente a Persia solicitando su protección contra Esparta. cierto es que ese pacto nunca se llevó a efecto, pues Artafernes quiso imponer en Atenas un tirano, precisamente al derrocado Hipias y naturalmente los atenienses se negaron.de hecho, los embajadores atenienses  que viajaron a Sardes y toda su familia fueron muertos por firmar este pacto.Para Persia, Atenas era de hecho una provincia rebelde.

Además de Atenas, Eretria también se unió a la causa jonia, un pobre bagaje para Aristágoras, pero el hecho de que la madre patria de la jonia enviara un cuerpo expedicionario de 20 naves en 498 al que se unió un pequeño contingente 5 naves de Eretria fue un revulsivo para la causa Jonia.

Al mando de Caropino, hermano de Aristágoras, el ejército aliado: jonios, atenienses y eretrios, emprendió la marcha por caminos secundarios poco transitados a Sardes. Allí sorprendieron a Artafernes que se refugió en la ciudadela fuertemente fortificada y defendida y mandó llamar al ejército persa preparado ya para sofocar la rebelión.Los griegos saquearon e incendiaron Sardes y sitiaron la ciudadela, pero la falta de maquinas de asalto y la inminente llegada del ejército persa hazó que se retiren apresuradamente a la costa.

La caballería persa acosó al ejército griego hasta Éfeso, donde estaba la flota aliada. Allí se libró la batalla de Efeso. El ejército aliado griego fue destrozado por los persas.los atenienses embarcaron en sus naves y volvieron al Ática, olvidándose de la rebelión e ignorando las peticiones de ayuda de Aristágoras. El resto de supervivientes se dispersó a sus respectivas ciudades.

La derrota de Éfeso y el abandono ateniense no desanimó a Aristágoras. Envió la flota al Helesponto donde tomo Bizancio y luego consiguió que los Carios y las comunidades griegas de Chipre se unieran a la rebelión.

Pero la maquinaria de guerra persa ya estaba en marcha, una a una las ciudades rebeldes fueron tomadas, Mileto, el feudo de Aristágoras y cuna de la rebelión fue sitiada y una enorme flota persa se estaba construyendo en Fenicia, el fin era inminente.

Aristágoras, consciente de todo esto, ante  la inminente  llegaba de la flota persa se marcó  a Mircino en Tracia, feudo personal de su tío Histieo, con la excusa de fundar allí una colonia para así asegurar el control sobre la región, rica en minas de plata y madera para la flota y para contratar mercenarios tracios, abandonando así a su suerte a Mileto. Los tracios no se dejaron engañar por su señor, se sublevaron contra Aristágoras y lo mataron.

Este fue el final de Aristágoras, sinvergüenza, descarado, carismático, demagogo, quizá el primero pero no el último de una serie de griegos que por su codicia y ambición, cambiaron el mundo, Así vivió y murió Aristágoras, el hombre que provocó las guerras Médicas

Safe Creative #0811231643764

Manuel Lara, escritor apasionado de la historia. Es Diplomado en Mitología por la Universidad de Harvard en Edx, donde estudió con Gregory Nagy y la de Pensilvania en Coursera donde estudió con Peter Struck. También es diplomado en Historia por la Universidad Hebrea de Jerusalen donde estudio con el Dr Harari.
Ha escrito libros de novela histórica como Las laderas del Parnés o La morada de Tántalo, ensayos como Camino de Maratón, La última década o Cuentos cavernícolas.